Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

El Lavatorio de los pies

Artículo 10.- El lavatorio de los pies.

a) Lo que la Iglesia de Dios cree y proclama respecto al “lavatorio de los pies”, es que:

b) El lavatorio de los pies es una ordenanza dada por Jesús como ejemplo de humildad.

c) Esta ordenanza debe practicarse en la relación con la Cena del Señor.

El lavatorio de los pies, una ordenanza del Señor

El lavatorio de los pies es una ordenanza dada por Jesús para que aprendamos a ser humildes. “Pues si yo, el Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar vuestros pies los unos a los otros” (Juan 13:14). Cristo predicó y practicó la humildad, así desea que viva el hombre; él advirtió: “Porque cualquiera que se ensalza será humillado, y el que se humilla, será ensalzado” (Lucas 14:11).

La humildad es la virtud que el Señor desea que aprendamos de él, siguiendo su ejemplo. El dijo: “Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:29).

El lavatorio de los pies en relación con la Cena del Señor

El lavatorio de los pies debe practicarse en relación con la observancia de la Cena del Señor, aprovechando el momento de comunión especial que el pueblo de Dios vive al estar recordando la muerte del Señor Jesús.

El Señor instituyó el lavatorio de los pies.“Y la Cena acabada, como el diablo ya había metido en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, que le entregase”(Juan 13:2).“Levantase de la Cena, y quítose su ropa, y tomando una toalla, ciñose. Luego puso agua en un lebrillo y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y a limpiarlos con la toalla con que estaba ceñido” (Juan 13:4, 5).Lo que a continuación se registra, nos da entender la importancia que tiene la práctica del lavatorio de los pies. Quienes no realizan esta práctica no tendrán parte con Cristo: “Dícele Pedro: No me lavarás los pies jamás. Respondió Jesús: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo: (Juan 13:6-8).

Enseguida, Jesús habla del significado de este acto y deja asentado que debe seguirse practicando entre sus discípulos:“Pues si yo, el Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: el siervo no es mayor que su Señor, ni el apóstol es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurado seréis si las hiciereis” (Juan 13:12-17).

El Consejo respecto a la humildad que debemos tener para someternos a sus  ordenanzas, nos lo brinda el apóstol Santiago al decirnos lo siguiente: “Humillaos delante del Señor y él os ensalzará” (Santiago 4:10). Humillarse delante del prójimo al lavarle los pies no es fácil, cuando el orgullo no nos da lugar a que nos guíe el Espíritu de nuestro Dios.

Regresar al índice.

Tomado de http://www.iglesia7d.org.mx  por observar los mismos puntos de fe.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=