Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

El Plan de Salvación

Artículo 6: El Plan de Salvación

Lo que la Iglesia de Dios cree y proclama referente al “PLAN DE SALVACION”, es que:

a) El Plan de Salvación fue trazado por Dios el Padre como un medio para que el hombre escape de la pena de muerte pronunciada sobre él.

b) La parte central de este plan es Jesucristo, al cual Dios envió a la tierra para redimir al hombre de la maldición del pecado.

c) La misión que el Padre dio a su Hijo, fue cumplida por éste mediante su vida impecable sobre la tierra; la cual ofreció en sacrificio, derramando su sangre preciosa en el tosco madero de la cruz.

d) El Padre aceptó la muerte de su Hijo como pago de nuestra redención, haciendo posible el perdón de nuestros pecados; por lo cual lo resucitó para nuestra justificación.

e) Este don de Dios que ofrece vida eterna está dispuesto para cuantos lo acepten, bajo las condiciones que Dios ha establecido.

El Plan de Salvación, una expresión del Amor de Dios.

Aunque el Creador y Todopoderoso Dios, desde el principio decretó la muerte para el pecador (Romanos 6:23),a través de sus siervos los profetas también ha externado su sentir diciendo: “Que no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehová, convertíos y viviréis” (Ezequiel 18:32).“El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedamos al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).El apóstol Pablo escribe diciendo: “El cual quiere que todos los hombres sean salvos…” (I Timoteo 2:4).Siendo el deseo de Dios que todos los hombres sean salvos y que puedan escapar de la muerte decretada contra ellos por causa del pecado, formó un plan de salvación, el cual llevaría a la práctica su Hijo Unigénito.

El Hijo de Dios y el Plan de Salvación para el hombre

Como el hombre no puede redimirse a sí mismo y en alguna manera redimir a su prójimo (Salmo 49:6-8), Dios envió a su Hijo amado para salvar al mundo (Juan 3:17), dándolo como medio y precio del rescate de nuestras almas: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito para todo aquel que en él cree, no se pierda,mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Cumplimiento de la misión que el Padre encomendó a su Hijo

La misión que el Padre dio a su Hijo fue cumplida por éste, llevando una vida impecable (I Pedro 2:22),para ofrecerla en rescate por muchos (Mateo 20:28), de lo cual el apóstol Pablo escribió: “El cual se dio a sí mismo en precio del rescate por todos, para testimonio en sus tiempos” (I Timoteo 2:6).Y así fuimos rescatados con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha ni contaminación (I Pedro 1:18,19).

La muerte de Cristo fue un dolor inmenso que también el Padre sufrió por nosotros

Si ciertamente por causa del pecado el hombre fue destituido de la gloria de Dios (Romanos 3:23),ahora en Cristo Jesús es redimido, siendo justificado gratuitamente por su gracia (Romanos 3:24),pues Dios sabía que la única forma de rescatarlo era enviando a su Hijo a enseñarnos, aunque esto significara entregarlo a la muerte, ya que este había sido el fin de otros profetas que envió con anterioridad; pero pudo más su amor por nosotros (Juan 3:16).

El pecado y la Salvación

El pecado es la trasgresión de la ley de Dios (I Juan 3:4). El pecado es cualquier acto de maldad (I Juan 5:17), cualquier cosa que esté destituida de la gloria de Dios (Romanos 3:23).Se comete pecado con el pensamiento (Proverbios 24:9), con la actitud (Proverbios 14:21), en palabra (Proverbios 10:19; Santiago 3:2), en hábito (Romanos 7:20) y en omisión (Santiago 4:17). Pecado es el fracaso de no siempre amar (Santiago 2:8,9) o de no siempre creer (Romanos 14:23).Pecado, en un sentido general (Salmo 119:96),puede ser definido como cualquier carencia de conformidad a la perfección de Jesucristo (I Pedro 2:21-23;I Juan 2:6; Romanos 8:29).

Una relación de fe con el crucificado y resucitado Salvador y Señor, trae la seguridad del perdón (Hebreos 10:18,22).Existe una fe falsa que no justifica ni santifica (Santiago 2:14-26).La fe que verdaderamente acepta la gracia salvadora de Dios (Efesios 2:8, 9) es también una fe que obra por amor (Efesios 2:10; Gálatas 5:6),produciendo frutos de obediencia y santidad que se incrementan continuamente.

Vida Eterna para cuantos acepten el mensaje de Dios

Dios quiere que todos los hombres sean salvos; para ello es necesario que vengan al conocimiento de la verdad (I Timoteo 2:4). Y que crean en Aquel que ha hecho posible nuestra salvación. Por cuanto:

a) Jesús es la puerta de salvación (Juan 10:1,7,9).

b) Solamente en Jesús hay salvación (Hechos 4:10-12).

c) En él hay perdón de pecados (Hechos 10:43).

d) Creyendo en él, el hombre pasa a ser hijo de Dios (Juan 1:12).

Regresar al índice.

Tomado de http://www.iglesia7d.org.mx  por observar los mismos puntos de fe.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=