Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

LAS HERIDAS DE JESUS

LAS HERIDAS DE CRISTO

Hay muchas porciones de la palabra de Dios en las que podemos ver con exactitud lo que fue la Obra de Redención, Uno de ellos es Isaías 53:5 _más el, herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz fue sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados_   Este versículo estaba determinando  cual sería la suerte del Nazareno, notemos que todo giraba  en la frase: MAS EL HERIDO FUE_ su labor no se detendría en el plano de la filosofía, su misión consumada era hasta el ser herido y más que herido, dice el mismo versículo, _MOLIDO_ cada una de las células que había  encarnado era necesario que fueran  heridas y molidas para que la humanidad fuera curada, como incluye el versículo de  nuestra consideración, en qué forma fue molido el redentor del mundo, pero ya que Nuestro Dios nos permite  en esta ocasión meditar, aprovecharemos la oportunidad para preguntar a la  sagrada escritura sobre las heridas que sufrió el cuerpo bendito  del Nazareno.
SU CABELLO

                                           La primera parte de su cuerpo que sintió el furor de la mano impía fueron sus  cabellos, como estaba profetizado  en Isaías 50:6 _Di mi cuerpo a los heridores  y mis mejillas a los que me mesaban  el cabello_  otras versiones   traducen _los que me arrancaban mi barba_. Su pelo fue víctima de los hombres por los cuales Él  mismo estaba sufriendo para salvarlos. El termino mesar se interpreta en otras versiones ARRANCAR. Quiere decir que en el escarnio  le tiraban del cabello hasta arrancárselo. Ese pelo bendito  se echo a rodar  sobre  la faz de la tierra para darnos salud.

 Ahora que sabemos que su pelo, también forma  parte de la herida redentora debemos preguntarnos, Que estamos haciendo con nuestro pelo?, Lo hemos santificado o estamos publicando a través de él la vulgaridad  del mundo.  Si Jesucristo lo consagro para la santa obra, nosotros también debemos consagrarlo para publicar  por medio de Él   la sencillez y honestidad de los hijos de Dios, Debemos evitar el uso del pelo para las concupiscencias, coqueteos, que son inicio de adulterios y fornicaciones.

SU CABEZA

                                          Esta fue la segunda parte que recibió  los golpes de los hombres pecadores dice, así Mateo. 27:30 _y escupiendo a él, tomaron la caña y le herían  en la cabeza_.  ¿Qué culpa tenia aquella cabeza santa,  para que se le hiriera de esa manera?, ¿Qué pensamiento había tenido para que se le  propinaran tan duros golpes?, No existía en ella ninguna maldad, sin embargo aquel célebre estaba destinado  al  golpe del malvado, pero cada golpe que recibía en silencio, era triunfo y gloria para Él, Bendita esa cabeza que estaba destinada a crear pensamientos sublimes y a ser herida por causa de nuestra redención.

 Ahora preguntémonos. En que hemos ocupado nuestra cabeza.... Si el señor le consagro el servicio de la salvación, nosotros sabremos corresponderle pensando  lo noble y lo puro?, al maravilloso progreso  del espíritu. Los  millones de células que tenemos  en el cerebro debemos  consagrarlo para gloria del Señor, no debemos permitir  que nuestro  cerebro sea fuente de pensamientos inicuos.

SU FRENTE

                                             Su frente que merecía ceñir la mejor de las coronas, también fue estropeada por las punzantes espinas, Mateo 27:29 _ “y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas”_ No importaba que su frente sangrara, cada gota de sangre fue un rubí que adorno  la victoria del Rey Salvador.  Rindámosle honor a esa frente santa, no dejando caer en tierra ninguno de sus santos pensamientos, hagamos nuestras sus ideas, desarrollemos sus planes divinos, de esa manera estaremos dando un beso, inmortal a esa frente augusta.

 SU OIDO

                                             Al hablar del oído  se preguntara: ¿en qué forma fue herido? Esta parte no fue afectada por el golpe de la caña, sino por la voz de quienes le ofendían. Salmo 69:12 _ “hablaban contra mí los que se sentaban a  la puerta, y me zaherían en sus canciones  los bebedores”_ no solamente los golpes pueden herir los sentidos, también las palabras lastiman y hacen quizás  más profunda la herida. De esa manera fue afectada la audición  del Maestro,  cuando el Señor Jesucristo fue llevado a juicio delante de Anas y Caifas, mucha concurrencia de fariseos y demás  que le aborrecían  se acercaban a las puertas para escuchar  el juicio y mientras  se le interrogaba,  ellos  murmuraban, ¿cuántas voces escucharía el maestro  que susurraban contra Él?  y todo ello era conjunto de calumnias y lastimaban su oído, Marcos, 14:56 _ “ porque muchos decían falsos testimonio contra él, más su testimonio no concertaba”_ y no solamente se  conformaban en hacerle  oír calumnias , también como dice el salmo  _.. Me zaherían en las canciones..._ Zaherías quiere decir censurar, criticar, pinchar, leamos  con que  estrofillas  le herían el oído: _ “Tu,  el que derribas el templo, y en  tres  días  lo reedificareis, sálvate a ti mismo”!_ Mat. 27:40  _ “ si eres hijo  de Dios, desciende  de la cruz”_. “_.Si  es rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él”_Mat. 27:42  ¿Cuál fue su respuesta a estas ofensas? , Su profundo silencio; en el quedo aceptada la enseñanza para los que ahora deseaban seguir su bendito ejemplo.

Aun del oído del Maestro debemos aprender, si Él  lo consagro al servicio  de la redención, nosotros debemos de hacer  también de la Misma manera, consagrándolo a su santo servicio, dediquemos nuestro oído a escuchar  lo positivo, lo que edifica, evitemos usarlos  para oír canciones de los necios, pláticas  obscenas, en fin todo aquello que vaya en contra de nuestra espiritualidad, hay una hermosa promesa para quienes tapan su oído para no oír cosa  perversa. Isaías 33.14-15 

SU ROSTRO

                                             ..Entonces, le escupieron en el rostro, y le dieron de bofetadas;  y otros le herían con mojicones,. (Mat. 26: 67)  ¿cuál fue el motivo por el que golpeaban  ese rostro?.  Al leer los versos anteriores  entendemos que se dio a la  confesión  sincera que el era  el Hijo de Dios, No fue  por motivo de pecado, no había huella de orgullo en su rostro, era necesario que también su rostro siendo santo  fuera herido ¿cómo quedaría   después de aquellos golpes?     El profeta  dice   que fue   desfigurado,  Isaías 52:14 _ “como se   pasmaron de  ti muchos en tanta manera fue desfigurada de los hombres su parecer; y su hermosura  más que  la de los hijos de los hombres”_ indudablemente que después de recibir, Él, tanto golpe, su nariz sangro, sus labios se inflamaron  y sus mejillas se irritaron, aquel rostro  santo que merecía pleitesílla, recibió lo que solo  el hombre puede dar: humillación. 


Jesús sabía que su rostro sufriría semejante vituperio pero a pesar de ello no retrocedió, más bien expuso su rostro  como dice Isaías 50:6 _No  escondí mi rostro de las injusticias y esputos..._ Preguntémonos ahora: ¿Qué haremos para honrar ese rostro? ¿Será solamente a base de cantos?  No, en ninguna manera, la mujer debe consagrar su rostro a la santidad, y no usarlo  simplemente como medio de su vanidad como lo hacen las mujeres en el mundo quienes se maquillan con exceso. El varón no debe   lucir su rostro con un cigarro en la boca,  o exponerlo a los golpes, nuestro rostro  debe ser el reflejo de la gloria divina como lo fue el de Esteban, Hechos 6:15                                                   

SU PALADAR

                        Estaba también profetizado que  su paladar  sufriría escarnio, dice así el salmo 69:21  _ “pusierónme además hiel por comida y en mi sed me dieron a beber vinagre”_ Dos cosas estropearon su paladar, el vinagre y la hiel.  Estando  pendiendo de la cruz, después de perdida  mucha sangre, tuvo  necesidad de agua, y en  aquella agonía cruenta dijo: _SED TENGO_ (Juan 19:28)   su boca necesita sentir el precioso liquido cristalino del agua, no obstante el mismo sabía que estaba profetizado que le darían vinagre, y cuando la sed le aumento  entonces exclamo: _sed tengo_, notemos que no dijo quiero agua, Él simplemente expreso  su necesidad y dijo al hombre para que  le dieran  lo que tenia para darle. Dice  así Juan 19:29 _... Y estaba allí un vaso lleno de vinagre: entonces ellos  hinchieron una esponja de vinagre, y rodeada a un hisopo, se lo llegaron a la boca.._· Estaba predicho que todo en su última hora, tenía que ser  sufrimiento, y aun su paladar  participaría no de dulzura sino amargura, antes de darle el vinagre  ya le habían dado a probar lo que se conocía con el nombre de posea, bebida que  consistía en  vinagre mezclado con hiel, así lo describe mateo 27: 33-34 _ y  como  llegaron al lugar que se llamaba Gólgota,  que es dicho el  lugar de la calavera.  Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel, y gustando no quiso beberlo..._  notemos que esta bebida era un tranquilizante, y él Señor   no quiso beberla, pero si la probo,  amargando  así su paladar, y luego la esponja con vinagre termino  de ofender su paladar , estaba predicho que su lengua se pegaría  a su  paladar : _ .. Secose como un tiesto mi vigor y mi lengua se pego a mi paladar..._  salmos 22:15, aquella lengua que tanta bondad había derramado para el bien de la humanidad, de pronto irónicamente   se encontraba inmóvil, con dificultad se  movía a causa de  la sed, fue tratado como si fuera lengua de un blasfemo.

Estimado hermano ¿Para qué estamos usando nuestro paladar?,  Posiblemente para el deleite de nuestra concupiscencia, para degustar el licor o para el cigarro,  o quizás para comer alimentos prohibidos  por Dios, ¿para qué estamos usando nuestra lengua? posiblemente para hablar palabras vulgares, maldiciones, mentiras, debemos consagrar nuestro paladar, nuestra lengua  a la obediencia de los mandamientos de Dios.                     

SUS ESPALDAS

                                             _ “Sobre mis espaldas araron los aradores, hicieron largos surcos..._ salmos 129:3 ;  no escaparon sus espaldas del vituperio, pues estaba profetizado que  sobre sus espaldas  harían largos surcos, esto tuvo cumplimiento en Juan 19:1 _.. “Así que,  entonces tomo Pilato a Jesús  y le azoto”_  el látigo que se usaba era de una sola cuerda  retorcida, de cuero crudo  con barios nudos y la punta rematada con un pedazo de metal. Era propicia para abrir  surcos en la espalda  del azotado.

Era necesario que fuera azotado por cosas  que  Él nunca hizo, el recibió los azotes que nosotros merecemos, Él dio su espalda por la nuestra, su vida por nuestra vida. Estaba  predicho en el verso 6  de Isaías 53 _ “ y Jehová   cargo en Él, el  pecado  de todos nosotros”_  cargar con  todos los pecados no fue cosa sencilla, no fue simplemente teoría, era la más grande de las verdades que tenía que realizar a costa del más grande de los sacrificios , y  solo Jesús como hijo de Dios podo realizarlo.

Tratemos de recompensar el sacrificio de esas espaldas, quizá se preguntara. ¿Y en qué forma dedicare mi espalda al Señor?,  Es muy sencillo entenderlo  la espalda que se dedica al trabajo honrado, la espalda que con honor se inclina para ganar el pan de cada día.

El trabajo es uno de  los mejores lugares para honrar a Dios, todo trabajador honrado es apreciado en todas partes, se ve en el,  la belleza de la  vida honrada, de esa manera es como las espaldas pueden consagrarse al servicio  del Señor,  el mandamiento es claro,_ amaras al Señor tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma y de todas tus fuerzas y de toda tu entendimiento. Lucas 10:27

EL CORAZON

                                             _Mi corazón fue como cera, desliéndose en medio de mis entrañas_ (salmos 22: 14) Fue tanto el peso del dolor del Maestro, fueron tantas las emociones  de pena que recibió  que su mismo corazón no soporto, se desgarro,  perdió la forma de corazón para convertirse en un recipiente de un liquido amarillento y sangre sostenido  solamente por el pericardio.

Cuando el dolor, la angustia, llegaron al grado máximo en el cuerpo del Maestro, fue entonces cuando las paredes del corazón se abrieron, sufriendo así la lesión más grande, la herida más terrible, eso sucedió cuando sintiendo el frió de la muerte  dijo: _consumado es_  después de esas frases dio su corazón, lo entregó a la herida mortal que le  ocasiono la muerte. Ciertamente dar el rostro y las espaldas, es algo muy grande, pero dar el corazón  es algo todavía mayor, es dar lo que uno es, su propia vida.

 Este sublime ejemplo nos obliga por convicción  a entregarle al Maestro nuestro corazón, pero no en ofrenda sacrificada como lo hacían los paganos, sino la entrega de nuestros sentimientos, de nuestra voluntad. Muchas de las veces, esto es  lo que no entrega el cristianismo.

  En el corazón del hombre es donde se fabrican todos los sentimientos ya sean buenos o malos, en ocasiones el cristianismo  se detiene de manifestar sus sentimientos, pero vive en su corazón  el drama prohibido. Jesús advirtió: y díjoles; vosotros sois los que os justificáis  a vosotros mismos  delante de los hombres, mas Dios conoce vuestro corazón, por que lo que los hombres tienen  por sublime, delante de Dios, es abominación. Si Dios conoce  nuestro corazón procuremos buscar su limpieza y cumplir;  prov. 4:23 _sobre toda cosa  guardada  guarda tu corazón, porque de el emana  la vida._

EL COSTADO

                                             _ “Empero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y luego salió sangre y agua..._ esta fue la única herida que ya no sintió el Maestro;  porque estaba muerto, dice así el verso 33 del evangelio de Juan 19 _ “Mas cuando  vinieron a Jesús, cuando le  vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, empero uno de los soldados  le abrió el costado con una lanza, y luego salió sangre y agua,..”_ esta herida tiene un hermoso significado  en el plano espiritual. Muchos años atrás  en el huerto del Edén,   el primer Adán quedo dormido por la voluntad de Dios, para que del costado se formara  Eva, y de allí viniera la generación de los vivientes, pero ahora  cerca del huerto del Gethsemani en el sueño profundo del postrer Adán se estaba abriendo el costado para que  se formara la Eva espiritual, que sería la misma Iglesia de Dios; ella daría lugar a la nueva  simiente como dice Juan 1:12 _...Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad  de ser hijos de Dios, a, los que creen en su nombre, los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, más de Dios..._  Esa gran herida que sellaba la muerte del Nazareno, dio  vida a la nueva simiente, mientras que  Jesús moría la Iglesia nacía.  De esa herida salió Agua y sangre. El agua símbolo de la doctrina de Cristo, para nosotros  después de recibirla de su Padre, y la sangre, símbolo de la expiación con la cual daría  inicio a la simiente Santa.

 LOS PIES Y LAS MANOS

                                             _ “Por que perros me han rodeado, hame cercado cuadrilla de malignos: horadaron mis manos y mis pies..”._ (salmo 22:16)  después del vituperio, concluyeron clavándolo en el tosco madero, taladrando  sus manos, y sus pies, imaginemos por un momento cuan tremendo seria el dolor que sentiría el Señor cuando los clavos traspasaron sus manos cuando quedaron prendidas en el palo transversal. Ningún evangelista describe con detalle  el momento en que fue clavado, todos prefirieron mejor callar   ese momento tan duro para el Maestro; todos lo resumieron así: _donde le crucificaron..._ le crucificaron allí.  Fueron las últimas heridas cruentas que recibió estando con vida. De sus manos y de sus pies destilo sangre, sangre bendita que absorbió la tierra y que obro nuestra redención.   Ni sus manos ni sus pies hicieron el mal, jamás hirieron al hombre, más bien sus manos  extendió para sanar a los enfermos y sus pies incansables buscando al necesitado.  Si el Nazareno consagro sus manos  y sus pies en favor nuestro, debemos preguntarnos ¿qué uso estamos dando a los nuestros?.

El apóstol dice que debemos levantar  manos limpias 1ª Tim. 2:8 esta es la mejor forma de agradar al redentor, consagrando a un muestras manos para gloria de Él. No descuidemos nuestros pies, porque dice Proverbios 6:16-18 Que Jehová aborrece los pies presurosos para correr al mal. Si hemos usado nuestros pies para  buscar el pecado, no somos nada agradables delante de Él. Por lo tanto acoplemos todas las partes de nuestro cuerpo   a la justicia que Él demanda.

Alabemos al Redentor, PERO HAGAMOSLO EN NUESTRO PROPIO CUERPO

 

Amen.-

 Texto tomado de www.iglesiadedios.org.sv
De El Salvador
Gracias a mis Hermanos.










Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=