Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

La resurección de los muertos

Artículo 29.- La Resurrección de los muertos.

Lo que la Iglesia de Dios cree y proclama respecto a la “Resurrección de los muertos”, es que:

a) Los muertos han de resucitar para que sean juzgados conforme a sus obras.

b) Habrá dos resurrecciones, las que se efectuarán con un intervalo de mil años.

1. La primera resurrección se efectuará al venir el Señor Jesucristo por segunda vez a la tierra; en ella se levantarán los justos que han de reinar con Cristo mil años y recibirán la vida eterna (inmortalidad).

2. La segunda resurrección se efectuará después de mil años del reino de Cristo; en ella los malos serán resucitados para ser juzgados y destruidos.

Los muertos resucitarán para ser juzgados.

Conforme a la declaración de la Biblia, creemos que el hombre ha de ser juzgado después de su muerte: “Y de la manera que está establecido a los hombres que mueran una vez y después el juicio” (Hebreos 9:27). Juicio que efectuará nuestro Señor Jesucristo... que ha de juzgar a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino” (II Timoteo 4:1).

El divino Maestro declaró la doctrina de la resurrección de los muertos: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron mal, a resurrección de condenación” (Juan 5:28,29).

El apóstol Pablo, al comparecer en juicio ante Félix (Gobernador romano de Judea), expresó su credo, fe y esperanza: “Teniendo esperanza en Dios que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de los injustos la cual también ellos esperan” (Hechos 24:15, Apocalipsis 20:6,5).

La primera resurrección

Al venir nuestro Señor Jesucristo tendrá lugar la primera resurrección, tomando en ella parte solamente aquellos que murieron en el Señor: “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (I Tesalonicenses 4:16).Los justos que estén vivos, al venir el Señor, serán transformados, recibirán inmortalidad: “He aquí os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados. En un momento, en un abrir de ojos, a la final trompeta, porque será tocada la trompeta y los muertos serán levantados sin corrupción y nosotros seremos transformados” (I Corintios 15:51).

“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en estos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6).

La segunda resurrección

La segunda resurrección se efectuará al finalizar el reino del Señor; es decir, mil años después de la resurrección primera: “Mas los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años…” (Apocalipsis 20:5).

En esta segunda resurrección se han de levantar todos los que no tuvieron parte en la primera, sólo para ser destruidos:“Y vi los muertos grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos: Y otro libro fue abierto, el cual es de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego…” (Apocalipsis 20:12-15).

Nota: El lago de fuego es la muerte segunda o destrucción eterna, según el verso 14 y Apocalipsis 21:8 (b).

Regresar al índice.

Tomado de http://www.iglesia7d.org.mx  por observar los mismos puntos de fe.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=