Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

Las finanzas de la Iglesia

Artículo 16.- Las Finanzas de la Iglesia.

Lo que la Iglesia de Dios cree y proclama respecto a “Las Finanzas de la Iglesia”, es que:

a) El plan de Dios para el sostenimiento del trabajo de la Iglesia, es por medio de los diezmos y ofrendas que cada miembro debe dar.

b) El diezmo es la décima parte de las ganancias obtenidas y debe darse como obligación cristiana.

c) Las ofrendas son contribuciones voluntarias.

El Plan de Dios para el sostenimiento del Trabajo de su Iglesia

Como discípulos de Cristo, observamos el plan establecido por Dios para el sostenimiento de la obra: la entrega de sus diezmos. Así, ni el que gana mucho da más, ni el que gana poco da menos; sino que con justicia todo miembro de la Iglesia contribuye a su sostenimiento. Igualmente el Señor invita a su pueblo a que voluntariamente, además de sus diezmos, ofrenden de su posesión.

El Diezmo es la décima parte de la Ganancia: Es consagrado al Señor.

Dios nos invita a hacer entrega de nuestros diezmos para cubrir los gastos de su obra original: “Y todas las décimas de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová son, es cosa consagrada a Jehová… y toda décima de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la décima será consagrada a Jehová” (Levítico 27:30,32).

Abraham, quien viviera cerca de 500 años antes de Moisés nos dio el ejemplo al entregar a Melchisedec sacerdote del Dios alto, los diezmos”… dióle Abraham los diezmos de todo (Génesis 14:18-20).

Jacob, nieto de Abraham, prometió dar diezmos: “Y esta piedra que he puesto por título, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo lo he de apartar para ti” (Génesis 28:22).

El Diezmo, una obligación Cristiana

Nuestro Señor Jesucristo recomendó seguir obedeciendo el mandamiento que induce a entregar los diezmos: “¡Hay de vosotros, Escribas y Fariseos, hipócritas porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejasteis lo que es más grave de la ley, es a saber, el juicio, la misericordia y la fe: Esto era menester hacer y no dejar lo otro” (Mateo 23:23). ¿Para qué es el diezmo? El diezmo es para el sostenimiento del ministerio “… así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio” (I Corintios 9:14).

Al entregar los diezmos, se adquiere la bendición del Señor: “Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3:10).

El no diezmar es una falta a Dios: “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? Los diezmos y las primicias. Malditos sois con maldición porque vosotros, la nación toda, me habéis robado” (Malaquías 3:8).

Las Ofrendas, contribución voluntaria

La ofrenda es un don o dádiva. Las ofrendas también pueden ser para el sostenimiento de la Obra de Dios como gratitud hacia él por lo que nos da; para alguna obra de caridad, por misericordia o como correspondencia de amor y reconocimiento al trabajo de los pastores (I Corintios 9:9-11).

Dios ama y bendice al dador alegre:“Cada uno dé como propuso en su corazón; no con tristeza o por necesidad; porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra” (II Corintios 9:7,8).

Jesús elogió a una viuda que ofrendó para Dios todo lo que tenía (Lucas 21:1-4).

Pablo exhorta a que trabajemos obrando con nuestras manos lo que es bueno para que tengamos que dar al que padeciere necesidad (Efesios 4:28).El apóstol Santiago nos dice: Que la ayuda o auxilio al necesitado es una obra que habla de la fe que tenemos (Santiago 2:14-17).

Al creyente se le instruye para que ayude económicamente a sus pastores, con reconocimiento a su labor: “Y el que es enseñado en la palabra, comunique en todos los bienes al que le instruye” (Gálatas 6:6).

Regresar al índice.

Tomado de http://www.iglesia7d.org.mx  por observar los mismos puntos de fe.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=