Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

Las quejas de Jesús

Las quejas de Jesús

Cuando Jesús revela el evangelio de su Padre, dijo traernos un misterio. Pues bien ese misterio es revelado a los hombres por don del ser Supremo, Jesús  fue su Ángel, mensajero por excelencia, el mismo se  autodenomina Dios, algo muy difícil de creer para quienes lo vieron en carne y huesos, no entendían el mensaje y muchos  se burlaban,  incluso sus propios hermanos al referirse a Él lo calificaban como un loco, en el pasado se manifestó por la palabra  muchos atendieron a aquella agradable voz que surgía de lugares diversos, hombres como Isaías profeta elegido para anunciar su venida como hombre, que sin el menosprecio a una ordenanza supieron elegir lo dispuesto en sus vidas, Isaías siervo de Dios fue un intermediario para pronunciar con su desnudez  las quejas de un ser Supremo ante la desobligación de los hombres Isaías 20:2-3  en aquel tiempo habló Jehová por medio de Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve y quita el cilicio de tus lomos, y descalza las sandalias de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo. Y dijo Jehová: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, por señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía, así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto y los deportados de Etiopía, a jóvenes y a ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto. Al introducirnos a la lectura denotamos que  aquella señal  a través de Isaías era para un pueblo gentil, siendo el Profeta un Israelita acepto la voz de Jehová y cumplió con su compromiso. En la dureza de corazón de los Israelitas Dios hace uso de su profeta Ezequiel para quien con el quebrantamiento de sus sentimientos anuncia una de las tantas quejas por su desobediencia; Ezequiel 24:15-18 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, he aquí que yo te quito de golpe el deleite de tus ojos; no endeches, ni llores, ni corran tus lágrimas. Reprime el suspirar, no hagas luto de mortuorios; ata tu turbante sobre ti, y pon tus zapatos en tus pies, y no te cubras con rebozo, ni comas pan de enlutados. Hablé al pueblo por la mañana, y a la tarde murió mi mujer; y a la mañana hice como me fue mandado”. Lo impensable sucedió poco tiempo después, cuando atado a un madero quien no tenía culpa deja escuchar su último halito de vida haciendo con esta acción la queja más grande que jamás se vio o escucho decir y con ello hoy retiñe  como timbales a los oídos de los hombres y su voz nos dice:

yo soy el camino y no me buscas, yo soy la verdad y no me crees,  yo soy la vida y no me disfrutas,  soy tu redentor y se te olvida,
soy tu salvador y me rechazas, soy misericordioso y siempre abusas,   soy tu guía y no me sigues,  soy justo y desconfías,
soy amor y me persigues,  soy la luz y no me miras, me dices: "maestro" y nunca aprendes, me dices:"pastor" y no me oyes, me dices:"señor" y no me obedeces,  me dices:"rey" y de mi te burlas,  me llamas:"eterno" y no me esperas,  me llamas: "bueno" y no me estimas, me llamas:"santo" y no me imitas,  me llamas:"amigo" y me traicionas,  me llamas:"dulce" y te repugno,
me llamas rico y no me pides, te di memoria y te olvidas que existo,  te di inteligencia y no me entiendes,  te perdono y más me ofendes,  te espero y nunca llegas,  te ayudo y me criticas, te cuido y no me agradeces, te busco y tu te escondes, te hablo y no me escuchas, te doy mucho y me exiges mas, te hago fuerte y te doblegas, te hago poderoso y te esclavizas, te hago rico y te corrompes, te hago pobre y me maldices, te hago sabio y me desprecias, te hago importante y me denigras, te hago sano y te envileces, te hago mi hijo y no me honras...
en fin...soy tu Dios y no me temes, dime hijo mío que mas quieres que haga por ti.
Tuya es mi gloria si la quieres, si eres desdichado no me culpes porque he venido para darte todo esto y en abundancia....

Paz del Señor.

Por Ob. Martir Rodriguez



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=