Las Vegas Too

Pages

Iglesia de Dios del Séptimo Día, El Paraiso, Honduras

Organizacion de la Iglesia

Artículo 23.- La Organización de la Iglesia


Lo que la Iglesia de Dios cree y proclama respecto a “La Organización de la Iglesia”, es que:

a) La Iglesia del Señor es un cuerpo debidamente organizado.

b) La organización de la Iglesia, confirmada escrituralmente, es bíblica y conveniente.

c) La forma de organización de la Iglesia se adapta a las necesidades que ésta afronte.

La Iglesia, un cuerpo debidamente organizado

Siendo nuestro Dios, un Dios de orden; ha indicado que todo siga esa regla: “Empero hágase todo decentemente y con orden” (I Corintios 14:40).La Iglesia está comparada con el cuerpo humano: “Porque de la manera que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, empero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un cuerpo, así también Cristo. Pues vosotros sois el cuerpo de Cristo, miembros en parte” (I Corintios 12:12,27).

Así como el cuerpo humano está perfectamente organizado, también lo está la Iglesia: “pues ni tampoco el cuerpo es un miembro, sino muchos. Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo ¿por eso no será del cuerpo? Si todo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como quiso” (I Corintios 12:14-18).

El ejemplo de la organización del cuerpo humano, es la base, en su armonía, para la organización escritural de la Iglesia: “Pues vosotros sois el cuerpo de Cristo y miembros en parte. Y a unos puso Dios en la Iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, luego doctores; luego facultades; luego dones de sanidades; ayudas, gobernaciones, géneros de lenguas” (I Corintios 12:27,28).

La organización primitiva de la Iglesia

Nuestro Señor Jesucristo, encargado por Dios para edificar su Iglesia, procedió a organizarla, siendo él mismo la principal piedra del ángulo (Efesios 2:20), y cabeza de la Iglesia (Efesios 5:23).De entre sus discípulos nombró doce Apóstoles: “Y como fue de día llamó a sus discípulos y escogió doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” (Lucas 6:13). “Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció doce para que estuviesen con él y para enviarlos a predicar” (Marcos 3:13-14).

NOTA: La palabra “apóstol” significa “enviado” y su misión es predicar.

Después de los doce apóstoles, el Señor nombró otros setenta: “Y después de estas cosas, designó el Señor aún otros setenta, los cuales envió de dos en dos delante de sí, a toda ciudad y lugar a donde él había de venir” (Lucas 10:1). Estos dos grupos, los Doce Apóstoles y los Setenta que después nombró el Señor fueron oficiales que durante el ministerio de Jesús sobre la tierra tuvieron cargo en la administración del Señor. El Señor sabía que esos hombres, eran y serían insuficientes para la obra: “La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Lucas 10:2).

Una organización en la Iglesia adaptable a la época en que se vive

Cuando la iglesia creció, crecieron juntamente con ella las necesidades de una mejor atención. El apóstol Pablo menciona diferentes clases de ministerios que en su tiempo existían y aduce que el Señor fue el que los otorgó: “Y él mismo dio unos ciertamente apóstoles; y otros profetas; y otros, evangelistas, y otros pastores y doctores. Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11,12). Para las tareas materiales hubo necesidad de que los apóstoles nombraran de entre los discípulos a hermanos que se encargaran de ello (Hechos 6:1-7). Y así la organización de la Iglesia se iba modificando según sus necesidades.

Así como los apóstoles vieron la necesidad de hacer designaciones de oficiales, reestructurando la organización de la Iglesia, así como la organización de la Iglesia debe adaptarse a las necesidades del momento, para proporcionar los medios por los cuales:

1.     El evangelio del Reino de Dios sea proclamado.

2.     Sus reglas y doctrinas puedan establecerse.

3.     Los miembros de la Iglesia de Dios puedan disfrutar de la confraternidad. Mas siempre se tendrá a Cristo como la cabeza de la Iglesia (Efesios 5:23).

Regresar al índice.

Tomado de http://www.iglesia7d.org.mx  por observar los mismos puntos de fe.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:



Ejemplar testimonio del buen uso del Velo para Orar; anciana de buen testimonio, que alegra la vista de quienes vemos en ella el deseo de hacer las cosas como a Dios le agrada, el blanco de su velo significa PUREZA como puro debería ser el corazón de quienes amamos de verdad a Dios.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=